Métodos de medida

Hay muchos métodos que evalúan la Composición Corporal del Organismo. El más utilizado es la Antropometría con la toma de varias medidas que permite estimar las determinaciones de la grasa corporal. Se han realizado medición de pliegues corporales, la circunferencia de la cintura o el cálculo del índice cintura / cadera  todos ellos con aceptables resultados. Estos métodos antropométricos tienen la ventaja de ser fáciles de realizar aunque ofrecen, en ocasiones, una información imprecisa por lo que es necesaria una evaluación más exacta del porcentaje y distribución de los compartimientos corporales.

Actualmente hay métodos más sofisticados que emplean diferentes técnicas: Unas radiológicas como la Densitometría o la Tomografía Computada, otras basadas en las propiedades mecánico cuántica de las moléculas, al utilizar  el magnetismo orgánico como la Resonancia Magnética y otras  debidas a la  Impedancia Bioeléctrica.

De todas ellas la Densitometría Dual (DXA), está considerada la técnica principal (es el llamado Método Oro) pues permite cuantificar los tejidos explorados valorando los diferentes niveles de atenuación de los rayos X. Determina por este procedimiento el contenido mineral del tejido óseo y también de aquellos como la masa magra o la masa grasa que ofrecen otros niveles de atenuación a los Rayos X. Esta técnica está considerada como la más eficaz para la estimación de la CCO  (Composición Corporal del Organismo)  ya que el cálculo de error es muy pequeño (entre  2 y 4%).


En principio la densitometría utiliza equipos que están diseñados  para la  valoración de la masa ósea pero en  los aparatos de última generación se han introducido software capaces de determinar la cantidad de masa ósea, masa  magra y masa grasa al mismo tiempo en el total del cuerpo y además en  cada una de sus diferentes regiones: Brazos región torácica, región abdominal, región pélvica piernas y cabeza.

Se trata de una técnica segura considerando que la dosis de radiación para todo el cuerpo entero es mínima y absolutamente desechable. Tienen gran exactitud, precisión y sensibilidad para cuantificar los tres tipos de  compartimientos. Está  aceptada y utilizada en la práctica clínica y sólo contraindicada en el embarazo. Es decir, la densitometría permite cuantificar numéricamente los tres grandes compartimentos constituidos por la masa ósea, la masa grasa y la masa magra y sus respectivas regiones.

Con los datos de esta técnica sabemos el valor real del peso de un individuo y de la CCO. Es por este motivo por lo que es muy útil para las enfermedades endocrinas, cardiológicas, oncológicas, etc  y para los controles de los nutricionistas que aborden técnicas de adelgazamiento.
En pacientes obesas la CCO sirve para valorar el estado en que se encuentra en cada fase de control y también y para comprobar cómo evolucionan con su tratamiento.

Por este método también se puede comprobar con precisión el  progreso de algunas intervenciones terapéuticas (casos de obesidad mórbida) o el estado de las enfermedades que afectan el peso corporal (anorexias, enfermedades neoplásicas, etc.) registrando y monitorizando estos datos. Incluso y cada vez con mayor interés se ha introducido en la practicada deportiva para evaluar el estado de la masa grasa (componente graso de extremidades y visceral) y de masa magra (estado del componente muscular).

Es un método barato, seguro, rápido, eficaz y preciso, de bajo nivel de radiación y capaz cuantificar en pacientes de media edad y edad adulta el área central del abdomen donde se registra la mayor concentración de grasa y la más peligrosa. En jóvenes y en deportistas permite evaluar su estado muscular.

La Absorciometria Dual permite pues, una estimación real y bastante exacta del estado en que se encuentran los tres grandes compartimentos (masa ósea, masa magra y masa grasa.  Sus resultados al estar cuantificados pueden monitorizarse para comprobar la evolución del método de tratamiento ayudando al médico, al fisiólogo o al nutricionista y al propio paciente a obtener la composición corporal deseada.

Por otra parte no requiere del paciente ninguna recomendación en particular.

 

>> Volver a Inicio <<